Cortepegue

J es una boba manejando Final Cut, el programa de edición, por lo que se demora resto cortando y pegando fragmentos del material que filmó en Medellín; para eso tiene a C. Los dos trabajan de una manera súper armónica y las vainas fluyen muy bacano: J dice qué quiere, dónde y cómo y C lo hace. Fácil. Fácil pero pues requiere trabajo.

J contacta a un parcero de Luis, un australiano que tomó las fotos de donde conoció la historia. El reportaje es del carajo y el man dijo que de una, que les mandaba todo el material y que se dejaba entrevistar por skype. Apenas logren la entrevista con el man, ya tendrían prácticamente todo.

De hecho, las declaraciones ya están en orden, sólo falta la engallada con el material de apoyo y el archivo. Está quedando más largo de lo que J tenía planeado: pensaba meterle 20 minutos en total pero ya va como 30 y todavía faltan cosas, pero pues ahí van. Lo primordial es que la historia se cuente, que la audiencia conozca al man y que, aquí y en Cafarnaúm, el video tenga sentido y la gente se conecte con la vuelta.

Ahí como van, con un primer copión todo rústico, ya la historia se entiende, ya se cuenta prácticamente sola. Salvo por un par de momentos en que se requiere texto, los mismos personajes son los que cuentan la vaina y eso ya está. J lo tenía claro y les había dicho eso cuando fue a Medellín: ellos le preguntaron “¿parce, y vos vas a salir hablando y todo?” y J “no, los que cuentan la historia son ustedes”.

En verdad la están contando entre todos, pero pues ajá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s